The use of Reason and reasonable argumentation, the reclaiming of the idea of Progress and the struggle against dogma. In this post-modern world, reinventing Enlightenment is of the utmost importance.

Tuesday, December 06, 2005

Lenguas minoritarias: la falsa cuestión




Que las lenguas nacen, se desarrollan y mueren es un hecho indudable. El fenómeno de la desaparición de una lengua, su muerte, es algo perfectamente natural: las lenguas son “seres vivos”, que nacen, cambian y mueren. El criterio más importante para el nacimiento y manutención de una lengua es el de su utilidad. Una lengua tiene como función fundamental servir de medio de comunicación entre los miembros de la respectiva comunidad lingüística. Cuando el criterio de la utilidad pierde su valor la lengua respectiva está condenada a morir. Eso fue el caso del latín y de muchas otras lenguas que en un determinado momento de la Historia eran habladas y escritas por vastas comunidades lingüísticas. Si le pasó al latín, que tenia tantos hablantes y una tradición literaria tan fuerte, ¿cómo impedir que le ocurra a las lenguas con pocos hablantes y la mayoría sin tradición literaria en el contexto del mundo como “pueblo global”?
Los defensores de la preservación de las lenguas minoritarias argumentan que, con cada muerte de una lengua, un valioso patrimonio cultural desaparece. Sin embargo, de qué patrimonio cultural hablan en concreto es algo oscuro. ¿Qué importan las lenguas de las poblaciones de Papúa, o de los indígenas de América Latina? ¿Qué tienen sus lenguas de importante para mi comprensión del mundo? En rigor, muchas de esas lenguas no tienen siquiera registro escrito, su vocabulario es ínfimo y la visión del mundo que comportan reducida y incompleta. Lo diré de una forma quizá más clara: ¿dónde están los Shakespeares, los Cervantes, los Tolstois de esas lenguas? Pues… no están.
El ejemplo de España es paradigmático: el gallego, el vascuence, el catalán sobrevivieron bajo la opresión franquista por una razón simple: tenían un criterio de utilidad. Funcionaban como instrumento de resistencia, de independencia a la opresión de Franco. En democracia, y a pesar de todo el dinero que se inyectó para la promoción de esos idiomas, sólo el catalán presenta señales evidentes de vitalidad. ¿Y por qué? Porque el Catalán (al contrario de los otros idiomas) tiene una fuerte tradición literaria que se remonta hacia el siglo XIII. También en España, los defensores más acérrimos de las lenguas minoritarias no olvidan la necesidad del bilingüismo entre la lengua minoritaria y el español moderno.
Los que defienden un esfuerzo social y económico para la promoción de las lenguas minoritarias tienen una visión estática del mundo: “condenan” al inglés, al español, al francés y dicen que esas lenguas son “culpables” de la muerte de las minoritarias. Afirman que se está perdiendo “diversidad cultural” y sólo se puede concluir que desconocen por completo el fenómeno de “variación” en el ámbito del mismo idioma, fenómeno que no es más que la evidencia de “diversidad cultural”… Olvidan que, en los fenómenos lingüísticos, criterios de “culpa” no son aplicables. ¿Desean mantener esta u otra lengua minoritaria? Pues que la hablen y que la escriban y que no vengan pidiendo dinero para preservarla.

1 Comments:

Blogger __blank said...

me gusta el planteamiento y el desarrollo del artículo, pero yo tengo unas puntualizaciones: el criterio de utilidad sirvió en aquellos tiempos y en cualquier otro tiempo les puede, podrá o pudo servir. Creo que se mezclaron cosas en su día y se siguen mezclando aún enzarzándose en discusiones y/o peleas absurdas.

me explico: la utilidad es algo inherente a todo lenguaje, dicho de otro modo, un lenguaje no existe si no tiene una razón para hacerlo. Si dos seres, de una misma comunidad o no, no quieren comunicarse nunca idearán un lenguaje para hacerlo. Nosotros no ideamos un lenguaje para comunicarnos con, por ejemplo, los tornillos del 12. De alguna manera esa utilidad es la que da existencia, como herramienta, al lenguaje. La razón se la podría dar la identidad, es decir, el sentirte englobado dentro de un grupo con unas características comunes.

la cuestión más bien es política y económica, como tu dices al final y como todos intuimos y comentamos en la calle a menudo. Y, como siempre que hay dinero de por medio, se utiliza cualquier cualquier cosa, y se le llama "argumento", como arma, incluida la cultura.

en definitiva se está planteando un problema de libre elección de identidad, que en un sistema democrático, se resuelve con un referéndum, tenía entendido. No lo ha habido hasta ahora ...

no se trata de ser, se trata, como bien tú dices, de ser vivo, con un corazón que late, un organismo que crece, que evoluciona, que se reproduce ... y que muere. Que no vive del pasado, como los gusanos, que bebe de agua fresca y limpia, no de la estancada y fangosa. La cultura es la cultura, y lo que hay que hacer es construirla, no frenarla, ni observarla sin más.

si el catalán, el gallego, el vasco, el vallecano, como idiomas, y Cataluña, Galicia, Vascongadas, Vallekas como espacios, con su contenido, deben o no ser autónomos al 100%, uno como lengua oficial y el otro como nación, es algo que debe decidirse democrática, directa, libre y limpiamente. Creo yo. Pero también es cierto que las normas del juego son las normas del juego, y si jugamos a ser independientes, cuando haya problemas que no le pidan la solución al Banco de España. Es lo coherente.

¿es importante mantener una herramienta en uso cuando otra hace lo mismo y mucho más? Eso es practicidad, lo demás, romanticismo. La lengua tiene que extenderse, eso es síntoma de que está viva.

los cadáveres también son, por cierto ...

pero esto es, nada más, mi opinión.

por cierto, tengo entendido que en Noruega está de moda aprender el español ... con "ñ".

un saludo

2:48 PM

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home